miércoles, 13 de enero de 2016

CONTEXTO DLE ARTE ISLÁMICO

CONTEXTO HISTÓRICO DEL ARTE ISLÁMICO.
INTRODUCCIÓN:
La civilización islámica es el resultado del fuerte impulso con que se manifiesta y difunde una -nueva religión , predicada por mahoma (570-632) , junto a la capacidad de sus seguidores para unificar administrativa,  económica y culturalmente los pueblos de la península arábiga, y promover desde ésta su expansión. Fue una expansión sin precedentes en su rapidez ya que, en menos de cien años, consiguió abarcar numerosos territorios comprendidos  entre la iNdia y el área del mediterráneo.
MAHOMA Y  LA EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL  ISLAM.
Mahoma, considerado por los musulmanes el último profeta después de Abraham y de jesús, predicó una fe monoteísta en la que  reconocía a Alá com único Dio, dueño de la creación, frente a cuya voluntad el ser humano  debe mostrar completa sumisión( dd ahí le término islam). En esta fe, que se opone lña politeísmo anterior, ocupan un lugar importante la existencia de los ángeles;l a convicción de que hay una vida ne le más allá, el ineludiblei JUIcio Final, la verdad contenida en las escrituras de su Libro sagrado, el Corán,  y la salvación garantizada para aquellos mártires que mueren  en defensa del islam.  ews un conjunto de creencias muy cercanas a las del  judaísmo, el cristianismo  y otras manifestaciones religiosas  propias de su ámbito geográfico.
Mahoma empezó a predicar en su ciudad natal , La Meca, un importante centro comercial en el que su mensaje no fue bien acogido, por lo que  se vio obligado a huir a una ciudad del norte  llamada medina.  ewsta huida, que se conoce con el nombre de Hégira, y que se produce en el año 622, sirve com punto de partida del calendario  musulmán.
Tras la muerte de mahoma, el estado teocràtico por ñe fundado  se extendió rápidamente por toda Arabia, Siria, Persia y Egipto. en su extensión los musulmanes adoptan y nacionalizan  las formas vigentes en las tierras conquistadas rebosantes de reliquias a¡de arte romano , bizantino, persa, visigodo etc., pudiendo explicarse así que una religión surgida en el desierto incorpore con decisión  bellas formas para sus lugares de culto.
El califato perfecto
ASPECTOS ECONÓMICOS Y SOCIALES.
Arte y religión
Los principios del Corán , que recoge la palabra de Alá, no solo ofrecen las pautas para el comportamiento social y moral en el mundo islámico , sino que también explican en gran medida el sentido del arte en esta cultura
Los cinco principios o “ pilares del islam” con sus consecuencias artísticas, son las siguientes:
la profesión de fe (No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta) lo que supone una primacía del mensaje sobre el mensajero ( a diferencia del cristianismo)y , por lo tanto, de la escritura, que se convierte en una forma de decoración;
la oración ritual ,varias veces al día, que si bien no requiere necesariamente un edificio , suele celebrarse en la mezquita
la limosna, que se relaciona con la existencia de distintas instituciones de caridad
Los  dos principios restantes, es decir, la obligación de limosna y la peregrinación a La Meca, tiene menos consecuencias artísticas.

viernes, 13 de noviembre de 2015

ANÁLISIS Y COMENTARIO DE UNA OBRA DE ARTE: EL AUGUSTO DE LA PRIMA PORTA

Análisis y comentario de una obra de arte. El arte romano .
Augusto de la Prima Porta
A continuación vamos a desarrollar la parte correspondiente al ejercicio nº1 en la que se procederá al análisis y comentario de una obra de arte. Primero desarrollaremos los aspectos técnicos y formales, para después, en una segunda parte, afrontar en el comentario sus características principales.
La obra propuesta  en la lámina 1  es el llamado  Augusto de la Prima Porta.
Esta es un obra en mármol correspondiente al siglo I a.C., concretamente se fecha en el año 14 a.C. y recibe su  nombre del lugar donde fue encontrada, una de las puertas de Roma, donde se supone que había fijado su residencia la viuda del emperador, Livia.
Es una escultura, que como su propio nombre indica, retrata al emperador Augusto. Es pues un retrato, tan del gusto del os romanos, de pie, en actitud de arengar a las tropas, vestido con traje militar,  en la tipología llamada  toracata.
El retrato es bastante fidedigno pues se puede comparar las similitudes con otros retratos como el llamado Augusto de la via Labicana o  incluso con retratos del propio Augusto joven u Octaviano. Este retrato a pesar de realista está ennoblecido , idealizado , pues entronca con la corriente idealizante de la escultura romana , algo comentaremos  con más profundidad más adelante
Se trata pues  de una figura de bulto redondo, hecha en mármol, posiblemente sea una copia de un original en bronce, y además debemos señalar que posiblemente fuese policromada, destacándose  con dicha policromía los aspectos más importantes. En cuanto a su disposición es una obra en la que si bien predomina el punto de vista frontal  no domina dicha frontalidad, sino que existen varios ejes  para contemplarla. Esto es así pues distintas partes de su cuerpo se orientan hacia distintos ejes- cabeza, torso  y pies- así se incorpora el ritmo y el movimiento a la escultura.   Hemos mencionado el movimiento, así que tenemos que citar aquí el contraposto de la figura, algo más marcado que en sus precedentes griegos, que sirve para incorporar ritmo y movimiento a la escultura, para ello debemos mencionar que dicha escultura bebe del  clasicismo  griego,  y más concretamente del Doríforo de POLICLETO. Las semejanzas  de la escultura romana con sus antecedentes griegos  los desarrollaremos más adelante. La forma de expresión  del arte romano es figurativa y naturalista, aunque como ya hemos dicho ese naturalismo, en esta época, se presente idealizado.
Además existe una preocupación por plasmar una anatomía realista, aunque aquí si que hemos de destacar la distancia que hay entre el retrato real de emperador y el cuerpo, que correspondería más a un atleta griego que a un emperador romano del siglo I a.C. Así la escultura incorpora efectos de carga y descarga propios del cuerpo humano.  Y al hablar de la anatomía, no podemos dejar de hablar del tratamiento de la carne, pues si con Augusto observamos la plasmación de la morbidez  y  blandura propia de la carne real, el caso del retrato de Constantino es bien al contrario, pues en este caso todos los efectos vienen a plasmar el carácter nada efímero o realista del emperador. En este caso  lo que le interesa representar al escultor es el carácter casi eterno del emperador,  y no sus carácter real, y esta simplificación o esquematización es lo que inaugura el arte bizantino y con él el arte medieval. Pero profundizar en ello superaría los límites de este comentario.    
Las superficies son  lisas y pulidas,  y la luz es suave, sin producirse contrastes violentos de luz y sombras, redundando todo ello  en ese sabor clásico de la escultura romana de esta época. Podemos compararlo así con la escultura de la lámina 2,  la escultura  colosal de Constantino, comprobando así como evoluciona el arte romano, pues en este último las superficies son claramente más aperas y se ha buscado los efectos de claroscuro. Además el movimiento es  pausado y relajado, nada violento.