lunes, 7 de mayo de 2012

LA PINTURA BARROCA ESPAÑOLA: RIBERA Y VELÁZQUEZ




La pintura barroca española.
El siglo XVII está considerado como el Siglo de Oro de la pintura española. A este período corresponde algunos de los pintores más reconocidos de la historia del arte español.
Pero esto sólo es así desde un período reciente. El aislamiento en que cayó España tras la crisis del siglo XVII y el hecho de que la mayor parte de las colecciones de pintura fuesen privadas en manos de la Corte ( colecciones reales) o la Iglesia, hizo que poca gente conociera los triunfos de la escuela española ( excepción hecha de Murillo).
 Fueron los románticos europeos quienes descubrieron por primera vez, la escuela española, cuya influencia, a causa de su anticlasicismo no dejó de aumentar a lo largo del siglo XIX y primera mitad del XX .Se puede afirmar que la apoteosis de la Escuela española tuvo su lugar en la época de los impresionistas y del arte europeo de la segunda mitad del XIX, convirtiéndose el arte español en uno de los artes históricos nacionales más apreciados.
Frente a la imaginería policromada del barroco , ensimismada en la tradiciona nacinakl , la pintura y los pintores españoles de esat época muestran una gran permeabilidad hacia la iluminación , el color, la técnica y los modelos extranjeros. Italia y Flandes constituyen durante el siglo XVII, el artista donde el artista hispano se va a reflejar . Y las novedades  de eatas escuelas europeas  van a ser puntualmente conocidas  mediante tres vías de penetración: el viaje que los pintores españoles rinden a Italia, la emigración de losp intores italianos y flamencos a España y la compra de ciadrso en el mercado dle arte.



Desde el punto de vista sociológico , el pintor español del siglo XVII forma paerte de una taller gremial , en el que se educa después de pasar por todas las fases del oficio . Es, por tanto, un trabajador manual , que vive de su trabajo “mecánico”y “servil”. Solo escaparon a este sistema pintores singulares, como Velázquez, empeñado en demostrare la “nobleza” de su actividad, que era el valor social más considerado. Por eso obtuvo el título de caballero de Santiago 
Escuelas
Existen tres focos principales de pintura barroca española: Valencia, que destacó sobre todo la primera mitad de siglo; Sevilla, capital financiera y económica de España; y Madrid, centro artístico donde llegan artistas de todo el país.

Rasgos característicos:
Géneros y tendencias
Se trata de una pintura fundamentalmente religiosa, que tiene en la Iglesia y la Monarquía de la Contrarreforma, a sus principales clientes.
No obstante se  frecuentaron otros géneros: la pintura de género es escasa. Tan sólo el retrato, este muy importante, sobre todo retrato regio y cortesano  y el bodegón, siempre sobrio y austero, caracterizados por la representación de objetos estrictamente ordenados, muestran ejemplos significativos. No faltará  el tema mitológico , aunque muy limitado en nuestro país al quedar el encargo artśitico  supeditado al mecenazgo eclesiástico. Sólo Velázquez,  bajo la protección personal del rey Felipe IV, se pudo permitir el lujo de realizar  algún cuadro de tema mitológico
Los principales rasgos de la pintura española son el realismo y la religiosidad.
  • Realismo:La crítica romántica, que fue la que descubrió y difundió la escuela Española, atribuyó al estilo realista que la caracteriza a una tendencia instintiva propia de la sensibilidad del pueblo español. Pero esto es sólo una interpretación, en realidad, el espíritu de la Contrarreforma fue uno de sus más poderosos motores, como lo había sido del realismo de Caravaggio y sus seguidores. El realismo que se produjo en España tuvo que ver con un sentido didáctico y populista característico del espíritu de proselitismo de la Contrarreforma, que pedía claridad en el mensaje y su representación.
  • Las consecuencias artísticas del religiosidad La reducción de los temas a lo piadoso, siguiendo al pie de la letra los textos sagrados , sin apenas licencias imaginativas, sólo dejó una salida; la de la intensidad, la concentración. De esta manera, los pintores españoles se caracterizaron por hacer sólo unas pocas cosas pero estas, n obstante, hechas con profunda y exacerbada emotividad a la vez que con un tratamiento primoroso de los más humilde ( recordamos aquí como santa Teresa hablaba de encontrara a Dios “ entre los pucheros”)

  • Simbolismo.Esta exaltada religiosidad popular estaba muy imbuida de la doctrina cristiana su complejo simbolismo 

  • El Tenebrismo  expresa esos valores , por lo que se comprende mejor su éxito, y no es posible reducirlo a un recurso o técnica meramente importada de Italia. Es destacable la temprana fecha en que nuestros pintores se entregan al estudios de la luz
  • Es muy notoria la ausencia  de los rasgos que fueron definidores  del Renacimiento: lo heroico, los tamaños superiores al natural. Predomina cierta tendencia al os natural y a la intimidad poco o nada teatral.


Evolución y escuelas locales
El siglo XVII se inicia con el trabajo de El Greco en Toledo y el núcleo de pintores italianos de El Escorial, que traerán las influencias manieristas a la península, pero estos autores trabajaran aislados y no dejarán escuela no seguidores
A principios de siglo, la pintura de carácter realista, con presencia de elementos tenebristas italianos y de severas formas y colorido. Los piontores imtan a caravaggio, copiandop modelso del natural e iluminándolos con fuertes contrastes claroscuros da paso a la segunda mitad de siglo a una pintura más dinámica y colorista, gracias a l difusión de los modelos flamencos y al relajamiento del rigor contrarreformista.Ahora el rico colorido y las composiciones teatrales flamencas se funden con la pincelada desecha y suelta, de técnica pre-impresinista, que impuso Tiziano durante su vejez, junto con los fulgurantes contraluces venecianos, que serán utilizados en los "rompimientos de gloria" de la pintura devota
 A partir de los años 70 los senderos del arte español conducirán a un arte igualmente religioso por sin la rudeza de los primeros años, anunciando los que después será el Rococó.
La pintura española del siglo XVII es enormemente desigual, y sobre todo, se apoya en apenas media docena de personalidades. Cabe destacar que gran parte de la obra del siglo XVII se concentra en la generación de los años 30, en esta época trabajarán y cosecharan sus mejores triunfos Zurbarán ,Ribera, y sobretodo Velázquez, aunque este último proyecte su obras hasta los años 60.

El foco tenebrista: La escuela valenciana
Francisco Ribalta (1656-1628)
Fue le iniciador de esta escuela. Su estilo evolucionó hasta un pleno realismo en sus últimas obras, utilizando rojos intensos y dorados.”Cristo abrazado a san Bernardo (1622) simplifica los tonos de su paleta, utilizando una luz dorada, con las que consigue figuras de gran plasticidad.
José de Ribera (1591-1652)

 
Ribera se clasifica dentro del foco artístico valenciano debido a su nacimiento , pero en realidad desarrolló toda su vida artística en Italia. Fue un pintor influido por Caravaggio y muy preocupado por los estudios de luces y sombras. También demostró especia interés en adherirse la naturalismo , lo que le llevó incluso a pintar las deformidades.

Considerado el primero de los grandes maestros del Barroco español. Nace en Játiva pero pronto marchará a Italia donde se instalará definitivamente en Nápoles, trabajando para los virreyes españoles y para la Iglesia. Es difícil pensar en la obra de Ribera fuera del contexto italiano . En todo caso hay en él una concisión y un expresionismo que cuesta encontrar en sus contemporáneos italianos, de semejante orientación naturalista. Este seguidor del tenebrismo caravaggista buscó la inspiración en estatuas clásicas , se fijó en el cromatismo veneciano y se interesó en la manera de componer de los grandes maestros italianos.

Su producción fue esencialmente religiosa, aunque también cultivó el género mitológico (Apolo y Marsias).

 En  obras como  Sileño borracho (1626) representa la mitología de forma desmitificada y humanizada. tanto en esta obra, como en San Jerónimo, obras de madurez, utiliza una técnica más pastosa, modelada por el pincel , y subraya los efectos  de lal uz  y la realidad tangible. 

En sus inicios, las obras de Ribera reciben la influencia estilística de Caravaggio, lo que determina su riguroso tenebrismo. Sin embargo, más adelante su estilo evoluciona hacia obras más luminosas y con mayor riqueza cromática que las primeras. Fue durante esta época, años 30, cuando el tenebrismo inicial sufrió un cambio, mostrándose sensible al colorido brillante de los venecianos y a las sugerencias del clasicismo.
 
En estos momentos pinta la Inmaculada Concepción con destino alconvento de las agustinas de Salamanca, obra en la que destaca un denso y fluido cromatismo ( dorados, rojos castaños, plateados...) la Virgen aparece sobre  una media luna  apocalíptica como flotando en el cielo entre nubes y angelotes  (putti) esescorzadosque portan las letanías (o atributos de pureza). Su airoso ropaje, de contratadas tonalidades azules y nacaradas,realza su abstraída belleza adolescente.










De 1639 datan algunas de sus obras maestras, El Sueño de Jacob y El martirio de san Felipe.
 

Puedes ver el comentario de esta obra pulsando aquí


El Patizambo. Esta obra , de 1642, muestra su búsqueda del realismo . Representa a un niño tullido que se dirige al espectador, picadamente, con un ligero escorzo , sin ocultar su deformidad física, haciendo alarde de su muleta al reclinarla sobre su hombro , mientras que su silueta se recorta sobre un radiante fondo paisajístico. Este cuadro tiene una composición muy sencilla: aparece el protagonista de la escena, el patizambo y , al fondo, el paisaje. Este demuestra la evolución de la pintura de Ribera, que ha pasado de los fondos oscuros del tenebrismo a los paisajes luminosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada