jueves, 18 de octubre de 2012

HERMES Y DIONISOS, DE PRAXÍTELES

Imprimir Imprimir el artículo -->
 El Hermes y Dionisos  de Praxíteles ( Museo de Olimpia)

El grupo escultórico, que vamos a examinar, consta de dos figuras: un joven de pie, desnudo y apoyado de forma indolente en un tronco , y un niño, también desnudo , sujeto en su brazo izquierdo, con el que parece juguetear. Del mismo brazo izquierdo de la figura principal pende un manto con drapeados, que casi oculta, frontalmente, el tronco del árbol. El brazo derecho de la escultura está incompleto, y la parte interior de las piernas ha sido reconstruida en yeso.










Análisis
La obra está trabajada sobre mármol, mostrando un alto grado de calidad técnica y de habilidad para aprovechar las cualidades estéticas del material. Está claro le uso, entre otros instrumentos, del trépano, cuya peculiar huela es muy evidente en la cabellera.
Las superficies han sido pulidas moderadamente, con una delicada matización que les de ilusión de vida, sugieren la sensación táctil de blandura y morbidez. Se ha evitado, a propósito, toda rugosidad y la brusquedad de las rectas , prefiriendo trabar los plano e interpretar las formas con transiciones suaves , casi difuminadas .
No está condicionada por imperativos arquitectónicos, pero su independencia arquitectónica no es total , ya que se ajusrta a las leyes visual es propias de la pintura:
  • Se desarrolla en sentido frontal , y prueba de ello es, por ejemplo,  la colocación de lo brazos de la figura principal , de modo que ni corten la silueta ni dificulten  la plena apreciación del a belleza del contorno .La  espalda tiene menos interés de incluso está terminada de cincelar.   
  • Se da gran importancia al juego de luces, hasta casi sustituir la imposición de los volúmenes.
La composición se concibe mediante una serie de líneas ascendentes, con el fin de que la atención se concentre en el rostro del joven , ensimismado en sus pensamientos. El juego intrascendente con le niño marca el punto culminante.

La figura principal presenta un contraosto o esquema en S, mediante una postura lánguida y natural. El brazo derecho está en tensión, con el hombro algo desplazado mientras que el izquierdo se apoya en un soporte, la perna izquierda , libre de peso , toca suelo con la punta del pie, la derecha sujeta el cuerpo, resaltando así la línea de la cadera. La ligera inclinación de la cabeza viene a completar el esquema.
La luz es un elemento primordial. Resbala con suavidad sobre las superficies y crea ricas modulaciones y matices sutiles. Uno de los grandes logros del autor es, precisamente, el haber sabido sacar partido de los efectos lumínicos sobre el mármol . El mismo uso magistral del cincel que hemos comentado al hablar de las superficies, le ha servido ahora para jugar con el claroscuro, que potencia tanto las formas difuminadas como la sensación de piel palpitante.
La policromía, en su estado actual, es inexistente, lo que no es obstáculo para suponer que existía originariamente en ojos, labios y cabellos, mientras que en el re4sto se mostraría en su plenitud la pura belleza del mármol.
La forma de expresión es figurativa y naturalista ( fijémonos en el tratamiento dado al cabello, o en los drapeados del manto). Hay un indudable interés por la belleza formal , especialmente en la figura principal ; su pose relajada resalta los rasgos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada