viernes, 1 de marzo de 2013

LA PINTURA GÓTICA

LA PINTURA GÓTICA.
INTRODUCCIÓN: La pintura es una de las manifestaciones más interesantes del gótico, tanto en murales como en tablas y miniaturas.
Características de la pintura gótica.
La reducción de los muros de la arquitectura gótica determinó la disminución de la pintura mural , y allí donde antes había frescos, se realizaron grandes vidrieras policromadas. Esto obligó a la pintura a buscar nuevos soportes, como las tablas que conformaban los retablos, y a continuar el desarrollo de la miniatura iniciada en el románico.
La evolución de la pintura del siglo XIII al XV y las diferencias entre unos países y otros dificultan la concreción de unas características generales. A pesar de ello, se pueden apuntar algunas características comunes: la temática es mayoritariamente religiosa, aunque se desarrollan numerosos temas profanos, las figuras son cada vez más expresivas y naturales; y los fondos neutros y dorados ceden su lagar a espacios figurativos y al paisaje.
En su desarrollo se suceden cuatro estilos. Estos son difíciles de delimitar cronológica y geográficamente, porque se manifiestan en varios países a la vez y en ocasiones de manera simultánea.

I)El gótico lineal y la miniatura francesa.
Del siglo XIII apenas conservamos pinturas, pero a través de las vidrieras y miniaturas podemos identificar un estilo lineal – por la importancia de las líneas del dibujo- cuyos mejores ejemplos se conservan en Francia, donde se usan colores vivos y contrastados
A principios del siglo XIV trabajan extraordinario miniaturista, Jean Pucelle, en cuyas ilustraciones se detectan tonalidades de color que empiezan a definir composiciones dotadas de volumen.
Un siglo después, uno de los más famosos talleres de iluminación es el del duque de Berry, hermano del rey de Francia, Carlos V. destacan Las Muy Ricas Horas del Duque de Berry, iluminadas por los hermanos Limbourg hacia 115, donde se ofrecen idílicas imágenes de la vida campesina y cortesana, bien distinta de la agitada realidad contemporánea.

II) El modelo italiano o italo-gótico.
En virtud de circunstancias culturales, tales la vigencia de tradiciones clásicas, la proximidad del mundo bizantino , y de la situación histórica en la que el poder del papado y del imperio no impide el desarrollo y la autonomía de las ciudades , la pintura italiana del Duecento ( siglo XIII) y del Trecento ( suglko XIV), presenta singularidades respecto al resto del continente. Sí, se alude a la profundidad espacial, aparecen los estudios anatómicos en combinación con gestos sentimentales, y la luz sirve para graduar las tonalidades y armonizar la gama cromática. Estos cambios se producen sobre todo , en Florencia y en Siena.
En Italia, , si bien a principios del siglo XIII, la influencia bizantina todavía se dejaba sentir, la pintura italiana se fue liberando de ella poco a poco para otorgar a las figuras vitalidad y dinamismo.
Otra particularidad italiana es la importancia de la pintura al fresco, que se mantiene, mientras decrece en el resto de Europa es la importancia de la pintura al fresco , que se mantiene, mientras decrece en el resto de Europa.
Entre los maestros de transición, Cimabue fue el más original, al concebir figuras de expresión natural y actitudes más variadas.
  • La Escuela de Florencia. Giotto.
En Florencia, el gran artista renovador es Giotto ( c. 1266-1337), uno de los grandes nombres de la historia del arte, punto de partida de la pintura moderna. Su obra se aparta del estilo lineal bizantino de colores vivos y brillantes y de lineas largas, prefiriendo represnertaciones m´ñas serenas y realistas. Se inspira en el natural, de manera que rompe las convneciones imperantes. Sus sobrias figuras poseen una gran corporeidad gracias al modelado de lso colores, que se aclaran o se oscurecen en función de la luz, alcanzando una solemnidad escultórica de volúmenes simples. Desde el punto de vista de la verosimilitud espacial , sus escenas son coherentes. En ellas vemos acciones teatrales que pueden ser descritas en términos narrativos. So obra maestra es la decoración mural de la capilla Scrovegni en Padua, donde construye un entramado de falsos marcos para ordenar sus escenas. Por todo ello está considerado el más completo precursor del renacimiento.
  • La escuela de Siena
La escuela sienes es, en cambio, frente a las novedades de Giotto, mucho más dependiente de las tradiciones. Sus pintores desarrollan un gusto por lo lineal , con siluetas sinuosas y composiciones rítmicas, así como una preferencia por los colores vivos y limpios , que se acentúan con el brillo de lso fondos dorados. Los pintores mas importantes son Duccio di Buonisegna, autor dela maestá (1308-1311), de la catedral de Siena, donde aparece la Virgen rodeada de ángeles y santos, que revela la proximidad a lo bizantino; los hermanos Lorenzetti, sobre todo, Ambrogio, autor de las pinturas del palacio publico , con escenas urbanas y de campo, que poseen gran ilusionismo,; y Simone Martini, que es el más delicado.

III) El estilo internacional.
A finales del siglo XIV, la presencia de artistas extranjeros en parís y Borgoña determinó el nacimiento de un estilo que funde ñas tendencias franco e italo-góticas
Hacia 1400, en toda Europa las diferencias nacionales se diluyen en lo que se ha llamado “ estilo internacional”. En él convergen , por un lado, el refinamiento y la elegancia, relacionados con la tradición sienesa, aunque con mayor riqueza de detalles y de colorido ; y por otra parte, el naturalismo, que era frecuente en las miniaturas francesas, con un gusto por lo descriptivo y anecdótico.

IV) Los primitivos flamencos.

La región  de  Flandes, donde, entre otras ciudades, destacan brujas y Gante, dependiente políticamente del Duque de Borgoña, alcanza una riqueza  considerable durante el siglo XV, como consecuencia de la artesanía y el comercio. Este momento de esplendor económico coincide con  la consolidación de una escuela pictórica con una extraordinaria personalidad, que tendrá gran influencia en toda Europa, pero especialmente en la Península ibérica. , al mismo tiempo que ,desde Italia, se empieza a difundir el Renacimiento. Cuatro aspectos fundamentales definen la pintura flamenca del siglo XV.
  • Sociológicamente, el sistema de producción artístico es heredero de la tradición medieval, con un sistema gremial donde prima la concepción artesanal  frente a la conciencia individual, fuertemente intelectualizada, del mundo italiano.
  • Técnicamente, los pintores flamencos alcanzan una perfección tal en el trabajo del óleo que constituyen una referencia histórica indiscutible,. Ello permite veladuras( tintas trasparentes que suavizan el tono de lo pintado)  mayor riqueza e intensidad del colorido y , sobre todo, , un virtuosismo sin precedente en la ejecución.
  • Desde el punto de vista de la concepción espacial  de las escenas, consiguen de manera intuitiva, un ilusionismo paisajístico en el que se insertan las figuras, aun más espectacular que el de los pintores italianos contemporáneos, obsesionados por los problemas teóricos de la perspectiva geométrica.
  • Y, en lo que se refiere a la percepción concreta,  tiene una voluntad de representar las osas tal y como las ve el ojo humano, entendido el término en su precisión detallista: de ahí la importancia que adquiere el retrato así como  de los distintos pormenores que interviene en una composición  pictórica, por ello favorece paradójicamente, el simbolismo de los elementos representados.

Los grandes maestros flamencos
El más grande de los pintores flamencos fue Jan van EYCK ( 1390-1441). En colaboración con su hermano Hubert, que comenzó la obra ,  realizó el Polititico del Cordero Mísitco, , acabado en 1432, cuya tabla central muestra las praderas celestiales, con los diversos estados de la condición humana, religiosos, magistrados caballeros, así colo mas alegorías de las virtudes; estos personajes acuden a adorar al Cordero Mísitco en un amplio espacio exterior, típico de la pintura flamenca. De su obra  como retratista cabe destacar El ;matrimonio Arnolfini ( 1434) , que ha de entenderse como un laborado “certificado de matrimonio”, on un complejo lenguaje de símbolos y metáforas, testimonio del rebuscado pensamiento que impregna la obra de Van Eyck , donde todos los objetos del cuadro cobran un significado, en el espejo , por ejemplo, están representados los testigos, uno de ellos el propio pintor.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada