domingo, 10 de noviembre de 2013

ANÁLISIS Y COMENTARIO DE UNA OBRA DE ARTE: EL DISCÓBOLO DE MIRÓN.

Imprimir Imprimir el artículo
ANÁLISIS Y COMENTARIO DE UNA OBAR DE ARTE: EL DISCÓBOLO DE MIRÓN

INTRODUCCIÓN
Es una copia romana en mármol del original en bronce de MIrón, que se fecharía entre los  años 460 y 450 a.C.. Esta se conserva en el Museo de las Termas de Roma, pero existen varias reproducciones, entre ellas la también famosa del Museo Británico de Londres.
ANÁLISIS
De ahora en adelante pasamos a comentar los aspectos formales más destacados de la lámina que se nos propone para analizar.  La lámina número 1 es una fotografía de la escultura griega conocida como El Discóbolo ,  es una escultura aislada,  de bulto redondo , en la que se retrata de cuerpo entero, a un atleta en posición de lanzar el disco, seguramente relacionado con alguna competición atlética, como eran los famosos juegos del santuario de Olimpia, pero este aspecto lo comentaremos más adelante. El material  con el que se ha trabajado es el mármol , pero hemos de señalar que en este caso se trata de una copia romana, seguramente del siglo II a C,  de un original de bronce, pues Miron era un conocido broncista. Así pues ,comentaremos la obra como una talla pero siendo conscientes de que originariamente era una obra realizada por medio de la fundición.  Respecto a su localización ,hemos de señalar que actualmente está, como hemos dicho en un museo, pero originariamente su posición era otra, pues estas esculturas se relacionaban con lugares sagrados - como era el santuario de Olimpia- así pues perdemos parte de la relación o supeditación que la escultura tenía originariamente con su entorno, aunque sí que podemos señalar que es una obra independiente de la arquitectura, no como muchos restos de la época que nos han llegado oom frontones o relieves.
Respecto al  tratamiento de las superficies  podemos observar  que están totalmente pulidas y con brillos reflejando un importante trabajo de taller y transmiten una sensación de morbidez o blandura alí donde es necesario , pues se trata de representar la blandura del cuerpo humano
En cuanto al  sentido del volumen ,observamos como ,por primera vez, se ha conseguido conquistar el espacio circundante, pues la escultura lanza los brazos hacia su exterior; y algo quizás más importante, se rompe con la frontalidad característica de la escultura del período anterior, situando a Mirón dentro de la corriente del clasicismo severo , preludio de la explosión artístico de la época de Pericles
Representa a un atleta justo en el momento de lanzar el disco
La postura no es forzada  sino armoniosa. dos curvas se combinan, una que une las dos manos -en cuyo centro está la cabeza- y otra que va desde la cabeza hasta la rodilla

COMENTARIO

Este lanzador de disco representa una figura en acción en la que se reflejan la belleza del cuerpo masculino , la simetría y las proporciones armoniosas. Las estatuas en movimiento era el tipo escultórico favorito de Mirón, que se liberaba  de las estáticas fórmulas arcaicas.
A través de las extremidades, el torso y los músculos del atleta se muestra  la acción llena de vitalidad en el momento en que el joven echa el disco al máximo hacia atrás, inmediatamente antes de enderezarse para lanzarlo
Mirón ha captado el dinamismo corporal  del instante en que todas las fuerzas del Discóbolo están coordinadas para lanzar el disco. Esta postura de inmovilidad implica acción. Mirón encuentra un momento de orden en medio del movimiento , justo aquel en que el atleta ha dejado de girar y ha concluido su movimiento hacia atrás y , com un péndulo, gana impulso y se dispone a lanzar el disco
El estudio  y modelado anatómico  se nos presentan con una gran perfección, al mostrar los músculos en tensión, las carnes firmes, las venas vigorosas y los contornos proporcionados.

Para ampliar:
“La personalidad de Mirón, nacido en Eleutera, cerca de Atenas, y considerado en la antigüedad como discípulo de Ageladas, es tan destaca que por muchos detalles parece mucho más moderno de lo que realmente es. Empezó siendo un escultor broncista, y es el artista del movimiento.  Rompió con las antiguas convenciones, y resolvió, como acabamos de decir el problema de hacer saltar, mover y correr a sus personajes. La expresión y la psicología parece como si fueran  para el artífice una cosa secundaria. Los antiguos tratadistas decían de las esculturas de Mirón : Corporis tenus curiosis, animi sensus no expressit;o  sea, traducido en buen romance.: cuidó del cuerpo,m pero fue negligente en estudiar las sensaciones del alma. Para eso hubo de aprovechar la técnica en bronce, que le permitía sostener sus esculturas mecánicas en posiciones de equilibrio inestable, sorprendidas en el acto de realizar un movimiento, como su famoso Discóbolo, un muchacho atlético, en el acto de arrojar el disco.”
VV.AA. Historia del Arte, Ed Salvat, Barcelona. 1970

1 comentario: